Se profundiza la situación de avasallamiento de los derechos humanos hacia los pueblos originarios

Como parte de nuestro apoyo desde Plataforma 2012 a la justa lucha de las comunidades, a su difusión y a la visibilización de lo que se intenta ocultar desde el poder, transcribimos aquí la reciente carta de Adolfo Pérez Esquivel del 29_5_2015:

 Los Derechos humanos en la Argentina de hoy ¿Ficción o el cuento K de nunca acabar?

Autoridades de 25 pueblos indígenas llegaron desde 17 provincias del  país para tratar la situación  de los territorios, identidad cultural y valores  a la luz de la realidad que viven,  la discriminación, expulsión de sus territorios y violencia social y estructural contra las comunidades; la  política oficial de judicializar las protestas sociales bajo una justicia dependiente del poder político. 


La Cumbre de los Pueblos indígenas se realizó en la Casa de la Santa Cruz, Comunidad de los Padres Pasionistas; el día 29  decidieron presentar las conclusiones de la Cumbre a la Casa de Gobierno, para que la Presidenta de la Nación conozca la realidad que viven los pueblos  y  marcharon desde el acampe que lleva más de tres meses,  en Avenida de Mayo y la 9 de Julio. Acompañamos a los pueblos indígenas los integrantes de la Comisión de Garantes que actuamos durante varios meses en el Ministerio del Interior por la situación generada y la violencia del gobierno de Formosa contra el Pueblo QOM; conflicto no resuelto hasta la fecha.
Los pueblos originarios en el país llevan largos años de lucha por preservar sus culturas e identidad y evitar ser invadidos sus territorios y entregados a empresas trasnacionales para la explotación de sus bienes y recursos naturales, petróleo, minería, soja, destrucción de los bosques, violando; la Constitución Nacional- Art 75, el Convenio con la OIT – 169, y la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas proclamados por las Naciones Unidas. Frente a las violaciones y la falta de consulta con las comunidades y la violencia social y estructural que sufren por las autoridades y las empresas transnacionalesDurante años enviaron cartas y pedidos a las autoridades nacionales y provinciales solicitando reuniones para resolver los problemas planteados, y hasta el día de hoy no hay respuesta alguna
Toda acción de los pueblos indígenas es semejante al “cuento del arbolito” que nunca logra plantarlo por la burocracia y la falta de voluntad política de los gobiernos de turno
La Presidenta de la Nación Cristina Fernandez de Kirchner, señala que la  base fundamental de su gobierno son  los derechos humanos, y la realidad muestra que los viola sistemáticamente, dañando a los pueblos indígenas, como a los pobladores en zonas afectadas por la mega-minería, los hidrocarburos, los monocultivos y agro-tóxicos, violentando la vida de los pobladores y el medio ambiente
Una breve síntesis de lo ocurrido el día 29 de MayoLa marcha se inició por la Avenida de Mayo a Casa de Gobierno, para presentar las conclusiones de la Cumbre de los indígenas, reiterando ser recibidos por las autoridades, frente a la falta de respuesta. El acampe en Av, de Mayo y  9 de Julio lleva más de 3 meses sin que el gobierno y la Ministra de Desarrollo Social Alicia Kirchner los reciba.
Al llegar a la Plaza de Mayo nos encontramos con un fuerte operativo policial de la guardia de Infantería de la Policía Federal, que colocaron las rejas para impedir el paso.  Un pequeño grupo de cinco personas  y pudimos acercarnos a las rejas de la Casa de Gobierno, donde solicitamos pasar a la Mesa de Entrada de la presidencia para  entregar las conclusiones de la Cumbre de los pueblos indígenas.  Nos impidieron el ingreso y querían que a través de la reja le entreguemos el documento.
La actitud de las autoridades de la Casa de Gobierno son racista, discriminatoria  y violenta contra los pueblos originarios y quienes estábamos presentes. Estuvimos cuatro horas y media esperando respuesta, nos comunicamos con el despacho del Jefe de Gabinete, Anibal Fernandez y con el Ministro del Interior Florencio Randazzo, sin resultado, diciendo que cuando se desocupen los ministros nos avisarían, y se fueron , “ se borraron”.  No se puede manipular los DDHH políticamente como si fueran un shopping, para vender la imagen de lo que no quieren hacer.Enviaron en dos oportunidades a empleados del protocolo que preguntaban que queríamos, después de explicarlo durante más de 4 horas. Toda la comunicación fue tras las rejas de la Casa de Gobierno; con autoritarismo y falta de respeto. En la Plaza de Mayo se concentró el grupo de hermanos y hermanas indígenas esperando el resultado, todo frustrado y la larga espera con frío y cansancio, pero resistiendo las injusticias y el maltrato que fueron objeto.
Recordaba a Luther King, quien decía que: “no le dolía tanto la represión de los malos, como el silencio de los buenos”, y el silencio en la Casa de Gobierno y de los ministros fue total.  La actitud asumida por los ministros fue un acto de cobardía, negándose  a ver la realidad, sin dialogar y sin buscar soluciones justas, actuaron  con falta de ética política, escondiéndose de los pueblos  indígenas y de los organismos de derechos humanos que los acompañaban. Triste conducta de los que pretenden dirigir el país
Muchas de las autoridades de los pueblos indígenas viajaron desde provincias distantes cientos de Kms., de  Tierra del Fuego, Neuquén, Salta, Tucumán, Formosa,  entre otras, haciendo grandes esfuerzos económicos y físicos, dejando a sus familias, a quienes el gobierno les niega sus derechos como ciudadanos y ciudadanas
Les recomiendo a los funcionarios leer a Felipe Pigna, quien recoge el pensamiento y acción de Juan José Castelli, uno de los patriotas y voz de la Revolución de Mayo:  “Una de sus primeras ocupaciones fue la puesta en marcha de una legislación de avanzada que le devolvía las libertades y las propiedades usurpadas a los habitantes originarios. Decretó: La emancipación de los pueblos, la libertad de comercio, el reparto de las tierras expropiadas a los enemigos de la revolución entre los trabajadores de los obrajes, la anulación del tributo indígena, equiparó legalmente a los indígenas con los criollos y los declaró aptos para ocupar todos los cargos del Estado, tradujo al quechua y al aymará los decretos de la Junta…”  
Lamentablemente durante los festejos del 25 de Mayo, los grandes ausentes fueron los patriotas que forjaron la Nación y todo quedó reducido a partir del Kichnerismo como el antes y el después de la Patria. La soberbia política de quienes gobiernan el país no tiene límites. Lo expresado por Juan José Castelli tiene vigencia en la realidad de hoy en el país.  
Por último decirles a los funcionarios del gobierno nacional y de las provincias que hay cosas que no se compran, ni se venden, no está en el mercado del oportunismo político y es la DIGNIDAD de los Pueblos.Adolfo Pérez EsquivelBuenos Aires, 29 de mayo del 2015